Portarretratos / Dibujos

Grafito sobre papel

2015

No existe nada más banal para un extraño, que el rincón de una casa con fotografías familiares, nada más ajeno que el retrato de una persona desconocida, en un instante único, significativo únicamente para sus seres íntimos.

Se captura un momento a través del ojo mecánico de la fotografía, y se lo reproduce para inmortalizarlo a partir de ejercicios plásticos y destreza técnica. Con la tentación y la exigencia permanente de ser fiel a la realidad.

Prefiero que estos retratos, nos empujen hacia el desconocimiento, selecciono arbitrariamente fotografías familiares y  elimino sus identidades. Seres fragmentados nos empujan hacia el desconocimiento de lo familiar, de lo contrario, la comprensión total puede aburrirnos.

Quiero retratar aquellos cuerpos, no para narrar o explicar, sino para explorar lo sucedido entre la imagen y yo. De cualquier forma, el acto de mirar tiene lugar en primera persona, lo que los convierte en mis testigos.